La competencia intercultural en el aula de ELE

Entre las competencias clave que se le piden al docente de ELE están la competencia pragmática, en la que se convierte en comunicador cultural; la competencia sociocultural, en la que se convierte en divulgador cultural; y la competencia intercultural, en la que se convierte en mediador cultural.

Lo que nos ocupa en esta entrada es la competencia intercultural. Atienza (1997:101) afirma que “la conciencia de interculturalidad, la alteridad, supone aceptarse como ser cultural e históricamente construido, cuya identidad es susceptible de evolución permanente…”. Guilherme (2000:297) enfatiza de esta competencia “la capacidad de interactuar eficazmente con individuos de culturas que reconocemos como diferentes de la propia”.

Por otra parte, Corbett (2003:212) constata que “[…] intercultural language education can make people kinder, more tolerant and open”, y, es en este sentido que Iglesias (2003:24) añade que la interculturalidad “debe consistir en ir más allá de la comprensión periférica y superficial. Por eso, favorecer el conocimiento y el reconocimiento de lo que es distinto… ha de ser una práctica habitual en el aula de lenguas extranjeras”.

20191203_003232_00004348310614574983772.png

Resulta, pues, importantísimo que el profesor tome conciencia de la relevancia de esta competencia en la enseñanza-aprendizaje de una lengua extranjera y, así, de su capacidad de relacionar entre sí la cultura propia y la extranjera, la sensibilidad cultural y la capacidad de utilizar estrategias para establecer contacto con personas de otras culturas; su capacidad de ejercer el papel de intermediario cultural entre la cultura propia y la extranjera; su capacidad de abordar con eficacia los malentendidos culturales y las situaciones conflictivas; así como su capacidad de superar relaciones estereotipadas.

Para trabajar la interculturalidad en el aula con el fin principal de que el alumno conozca la cultura ajena a partir de la reflexión objetiva sobre su propia cultura, es decir, conducir al aprendiente hacia el interculturalismo, hay que evitar introducir tópicos y tratar de analizarlos y contrarrestarlos. Una buena técnica es jugar al contraejemplo, en el que los estudiantes buscan ejemplos de ambas culturas. Se han de plantear los tópicos de cada país y tratar de buscar su justificación cultural.

Referencias :

Atienza, J.L. 1997. Sócrates, escuela de alteridad. Revista LOGOI, nº 5, editada por AAPLE. P.91-102.

Corbett, J. 2003. An intercultural approach to English language teaching. London: Multilingual Matters. p.212.

Guilherme, M. (2000). Intercultural competence. In, M.S. Byram (Ed.), M. Routledge Encyclopedia of Language Teaching and Learning (pp. 298-300). London and New York: Routledge Taylor and Francis Group.

González Blasco, M. (1999). Aprendizaje intercultural: desarrollo de estrategias en el aula. En Monográficos MarcoELE 2009 (9)

Iglesias, I. 2003. Construyendo la competencia intercultural: sobre creencias, conocimientos y destrezas. Carabela, núm. 54, p. 5-28.

Iconos diseñados por Prosymbols from www.flaticon.es
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close